jueves, 4 de marzo de 2010

Facebook y Aplicaciones

Las aplicaciones de Facebook son el objetivo a seguir, para ello he ido analizando con mi cuenta creada cómo se comportan los amigos que ya tenía. Descubrí un juego que se llama Farmville. Este juego consiste en fabricar tu propia granja y cultivar distintos alimentos, árboles, criar tus propios animales, etc. Esto te genera un beneficio económico, cuánto más dinero tengas, más cosas podras adquirir para tu granja. una granja e ir haciendo cada vez más dinero para comprar más cosas para la granja. Hay un apartado en el juego en el que puedes comprar dinero de la granja con Visa o con Pay Pal, si esta opción existe es, obviamente, porque hay gente que lo hace...
Me puse a jugar al juego y como sinceramente no le vi ningún objetivo. Decidí probar si esa vigilancia por parte de la plataforma Facebook es real. Sé que hay personas que no se hacen admiradores de frases graciosas o grupos por miedo a que esto salga en los tablones de inicio de los amigos de sus propios amigos.
Y aquí están mis nuevos amigos (para más informacion hablar personalmente conmigo)




Y descubrí esto...



lunes, 1 de febrero de 2010

Las redes sociales, un canon de sociabilidad adoptado por las nuevas generaciones y, por supuesto, repleto de imagenes que eliminan las relaciones físicas directas que existian antes, quizas debido a un progreso imparable. A traves de la cultura de la imagen nos han inculcado unos valores que te dicen como pensar y en consecuencia como actuar. Además, los medios sociales apoyados por la publicidad son los que crean más publicidad, ya que la proyectan bajo la máscara de medio de difusión. Preferencia por el camino fácil, y miedo a apartarse del camino transitado por la mayoría. Un camino que te conduce por un lado a la soledad, debido al exceso de comunicación (no física, directa) y por otro a ese mismo sentimiento al intentar escapar de ese mundo en el que están incluidos todos menos tú. Entonces el miedo se convierte en un elemento de control que conduce inmediatamente al aislamiento.
En realidad los caminos que te dan a "elegir" son dos: o te adaptas o te extingues.